jueves, 10 de agosto de 2017

Sólo se vive una vez - Huida Desesperada


'Sólo se vive una vez' (no confundir con ninguna película Bond) fue la segunda película que dirigió el gran director alemán Fritz Lang en Estados Unidos. Su primera película fue 'Furia', protagonizada por Spencer Tracy. Esas dos películas no sólo compartían director, sino también género: el negro. Lang fue uno de los pioneros en impulsar el noir, que tuvo su punto álgido en los años 50. Además también interviene en esas películas Sylvia Sidney, una actriz que fue musa del cineasta alemán durante sus primeros años en Estados Unidos y que también intervino en la tercera película americana de Lang 'Tú y yo'. Junto a ellos interviene un jovencísimo Henry Fonda en uno de sus primeros y más destacables papeles. Posteriormente volvió a actuar bajo la dirección de Lang en el western 'La Venganza de Frank James'..


Este excelente drama criminalista lleno de un intenso toque noir, nos cuenta la fatal historia de Eddie Taylor (Henry Fonda), un ex-presidiario que intenta rehacer su vida con su reciente esposa Joan (Sylvia Sidney). Sus primeros días con su esposa son como un sueño deseado desde su anterior vida entre rejas. Lo que no prevé es que la sociedad lo rechace y desconfíe de él por haber sido un convicto, siendo rechazado en casi todos los trabajos y lugares dejándolo en una situación bastante desesperada y precaria. Sus ansiados proyectos de un futuro feliz se ven truncados cuando es despedido injustamente de su nuevo trabajo y todo se torna a peor cuando es detenido por un crimen que él jura no haber cometido. Joan sigue confiando en la palabra de Eddie, llegando finalmente todo a una situación desesperada.

Posiblemente sino fuera por las actuaciones de Fonda y Sidney, esta película hubiera sido olvidada. Entre ellos existe una conexión, una química muy potente que transmite al espectador la intensidad de su relación. La intensidad en las expresiones y gestos de Fonda están muy presentes a lo largo de todo el metraje. Los primeros planos muestran la desesperación y angustia de un hombre que se siente incomprendido, marginado en una sociedad que repudia a todos los que poseen un pasado escabroso y más si han estado en prisión.Su indignación ante todo lo que sucede nos llega directamente a nuestra sensibilidad, haciéndonos reflexiones morales sobre la actitud de ciertas personas que condenan a un hombre sólo por su pasado y no por su presente. Henry Fonda llega hasta el fondo con este personaje, amolda su carácter a las circunstancias, siendo dulce en los momentos con Joan o duro cuando la situación lo requiere. Sylvia Sidney hace un extraordinario papel de mujer completamente enamorada de su marido, a veces inocente, pero decidida irse con él hasta el fin del mundo a pesar de las advertencias de sus familiares. Sidney crea a alguien sensible e impetuosa, creyendo en su amor hasta el final.



Fritz Lang realiza en su escaso metraje (dura unos 80 minutos) una historia llena de amor y desesperación. Son múltiples los detalles que rodean 'Sólo se vive una vez'. El más destacado sin duda sea esa metáfora entre la pareja protagonista y las ranas en la cual Eddie le comenta a Joan lo que sucede cuando en una pareja de ranas una de ellas muere, la otra sigue el mismo camino. Lang resulta exquisito reflejando a la pareja sobre el agua de ese estanque, queriendo llamar nuestra atención sobre su fatal destino. Lang llena todas las escenas, las recubre de sencillez y juega con las condiciones climáticas, como en el atraco al coche del dinero realzando la espectacularidad de la escena con una intensa lluvia o en la fuga de Eddie donde tanto Lang como el aclamado director de fotografía Leon Shamroy juegan con la niebla de manera magistral y dándole una textura de siniestralidad y espesura que parece atravesar la pantalla. Además, llegando ya casi el final, Lang torna el argumento a una road movie, momento en el cual recordamos ineludiblemente 'Thelma Y Louise' de Ridley Scott, siendo un final tan triste como predecible.

En 'Sólo se vive una vez' vemos una gran muestra de lo que Fritz Lang iba a aportar más adelante en Estados Unidos con sus películas. No es una película llena de espectacularidad, es un drama romántico lleno de la intensidad propia del cine negro. Si queréis seguir descubriendo a este grandísimo director, echad un vistazo a 'Sólo se vive una vez'.


Imágenes de 'Sólo se vive una vez'

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Críticas a la carta: Las uvas de la ira - La tristeza del sueño americano

1929. Se produce el Crac , la más devastadora caída del mercado de valores en Estados Unidos. Su alcance fue global y de larga duración d...