domingo, 6 de agosto de 2017

La mansión encantada - El latido del terror



"Una vieja casa endemoniada de las llamadas encantadas es como un país sin descubrir esperando ser explorado. Hill House llevaba en pie 90 años y podría estar otros 90 más.El silencio reinaba entre la madera y los muros de Hill House. Lo que por allí anduviera andaba solo". Con estas enigmáticas palabras da comienzo 'La mansión encantada', catalogada en muchas ocasiones como una de las películas más terroríficas de la historia y la película de casas encantadas por excelencia. Es muy posible que para un espectador actual esa sensación aterradora no sea para tanto pero 'La mansión encantada' posee unos alardes técnicos y de dirección que sí la hacen un referente absoluto en como realizar una película de terror, de igual manera que 'Suspense' de Jack Clayton.


Basada en la novela de Shirley Jackson 'The Haunting of Hill House", adaptada por Nelson Gidding y dirigida por Robert Wise, 'La mansión encantada' nos cuenta como el Dr. Markway (Richard Johnson), un investigador con un gran interés en lo sobrenatural, invita a tres personas a esta casa: Luke Anderson (Russ Tamblyn), quien va a heredar la mansión y quiere disipar los rumores fantasmales sobre ella; Theodora (Claire Bloom), quien tuvo contacto con un poltergeist cuando era joven y posee un extraño poder psíquico y Nell (Julie Harris), que fue testigo de pequeña de un extraño suceso sobrenatural y es quuien exhibe un sentido más agudo con los acontecimientos que ocurren en el interior de Hill House. Al principio el grupo, a excepción del Dr. Markway se muestra escéptico pero diversos sucesos extraños y sonidos les hacen pensar que esa mansión está viva.

'La mansión encantada' fue una de las películas favoritas de Robert Wise entre su filmografía. Este versátil director, que realizó un gran cantidad de películas de todos los géneros, venía de ganar dos Oscar en 1961 por 'West Side Story': los de Mejor Película y Mejor Director. Y en 1966 ganó otros dos Oscar en las mismas categorías por 'Sonrisas y lágrimas'. Robert Wise empezó su carrera como montador en películas como 'Ciudadano Kane' y 'El cuarto mandamiento' para llegar a la dirección de la mano de su mentor Val Lewton en los años 40 en películas como 'Mademoiselle Fifi' y en películas de terror como 'El ladrón de cadáveres' y 'La venganza de la mujer pantera'. Poco después de rodar 'West Side Story', Wise pensó que era buen momento de rendir homenaje al hombre que le permitió iniciarse en la dirección. Encontró la mezcla perfecta de horror y una atmósfera perturbadora en esta historia, dándole un distintivo enfoque discreto y sugerente del horror utilidazo por Lewton. El horror a lo largo de 'La mansión encantada' discurre por la sutileza magistral empleado por Robert Wise. Los sonidos extraños que emanan desde dentro de la casa, los ángulos de cámara inclinados, la cámara haciendo enfoques extraños y subjetivos, la atmósfera extraña, las sombras y contrastes de la fantástica fotografía en blanco y negro de Davis Boulton, acentúan todos los rincones y lugares de la casa combinándose en un efecto escalofriante.



Representa además uno de los experimentos cinematográficos más audaces de Robert Wise ya que consiste en asustar a los espectadores con el sonido, esos ángulos de cámara y reflejar el terror en las reacciones faciales de los actores. Lo que se provoca ese terror se sugiere que está detrás de las paredes, nunca se muestra y eso incita a la imaginación. El interior de la casa es opresivo, los largos pasillos son oscuros y las grandes habitaciones parecen tragarse a las personas que vagan a través de ellos. A pesar de que el color ya estaba muy presente en el cine de aquella época, Wise decidió rodarla en blanco y negro realzando más si cabe el esplendor gótico de la casa. Hill House es un paraje donde las puertas se cierran por sí mismas, de estatuas que parecen mirarte, una decoración adecuado para Roger Corman y Vincent Price, de escalofríos repentinos y ruidos inexplicables.

Aparte de crear esa ambientación tan inquietante, 'La mansión encantada' también ofrece una historia de carácter psicológico donde la locura, el suicidio y las muertes misteriosas han asolado a sus anteriores inquilinos. Los fenómenos que ocurren dentro de la mansión, es decir, los lloros, lamentos, pasos, etc, son siniestros y difíciles de explicar de manera racional e influye y altera los comportamientos de los personajes que están en ese momento en la mansión. En especial inciden en Nell. Su fragilidad domina la película y a través de ella Wise da al espectador el suspense y la ansiedad que quiere transmitir. Wise quería además que el componente psicológico funcionara a través de Nell y de crear tensión además con elementos naturales, como el simple hecho de subir una escalera de caracol. A diferencia de otras películas de terror, donde están saturadas de gritos y golpes de terror solo efectivos con subidas de volúmen, 'La mansión encantada' tiene un enfoque más sutil para el horror. Las escenas más aterradoras son esas en las que el horror se manifiesta en sus personajes, en sus reacciones, como cuando Eleanor y Theodores están en la habitación oyendo esos gemido y lágrimas infantiles. O las escena de la puerta palpitante. El trabajo para conseguir esos efectos de sonido es brillante y la música de Humphrey Searle hace incidencia pero sin tapar esos sonidos.



Claro que para que todo esto funciones había que contar con unos actores adecuados. Claire Bloom le confiere un aire de misterio y de ambiguedad muy adecuado a Theodora y Richard Johnson brilla como el líder de ese grupo que intenta no exteriorizar sus emociones en beneficio del grupo. Russ Tamblyn cumple como el más escéptico de todos. Pero la actuación clave es sin duda la de Julie Harris, cuya Nell es una mujer tímida, retraída y sesgada de una vida en la cual tuvo que cuidar de su madre hasta su muerte y se culpa de ello. En Nell se ve que está aterrorizada y revigorizada por los acontecimientos que suceden en Hill House a pesar del peligro y decide que es donde quiere estar y pasar el resto de sus días. La personalidad endeble y maleable de Nell, interpretada por una Julie Harris excelente, dictó un personaje del cual muchos directores se inspiraron como Polanski en 'Repulsión' y 'La semilla del diablo'. Nell es una mujer reprimida en todos los aspectos, incluído el sexual. Su relación con el Dr. Markway descubre una adoración adolescente y su relación con Theo sugiere un lesbianismo. De hecho esa atracción lesbiana fue censurada en muchos países.

'La mansión encantada' aún posee cierto poder de desestabilizar. Quizás el paso de los años y las películas de terror posteriores le han restado potencial. Aún así sigue siendo un ejemplo de como crear una ambientación de horror, de efectuar un terror psicológico, de un enfoque perturbador dentro de una mansión que palpita, que llora, se lamenta... que sentimos viva.

Trailer de 'La mansión encantada'


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sucedió una noche – Un viaje alocado

En los años 30 y 40, las comedias se llenaban de herederas fugitivas y periodistas traviesos que se enamoran de ellas, de relaciones más ...