martes, 2 de enero de 2018

Mudbound - Había una granja en Mississippi


Si hay un tema delicado dentro del cine americano ese es sin duda el racismo. Desde diferentes perspectivas y puntos de vista ha sido tratado, en especial haciendo incisión en el tratamiento a los negros. No hay lugar o estrato social que se libre del dedo acusador del racismo. Pero sí hay un lugar en Estados Unidos donde ha habido especial incidencia y no es otro que el sur, particularmente los estados de Mississippi, Tennessee, Luisiana, Alabama, etc. No en vano muchos de esos estados fueron esclavistas durante la Guerra Civil Americana. Y otro tema que va intrínsicamente unido a Estados Unidos es la guerra. En este caso el retorno de los soldados a su hogar. 'Mudbound' y su directora Dee Rees recogen estos dos temas basándonde en la galardonada novela de Hillary Jordan. Una película que no ha parado de recibir elogios desde su estreno en Sundance.
 
Dee Rees se dió a conocer en 2011 con 'Pariah', un drama sobre una adolescente afroamericana del Bronx y hace un par de años con 'Bessie' conseguía realizar una estupenda biografía de la maravillosa cantante Bessie Smith. Con 'Mudbound', Rees nos ofrece una magnífica historia de tensión racial, traumas de posguerra y diferencias sociales. Como su traducción al español indica, 'Mudbound' es una película que va ligada al barro. De hecho Laura McAllan (Carey Mulligan) en su primera aparición ya menciona la palabra "barro" y de hecho es la palabra que usa para describir la granja y su hogar. De hecho la mayoría de los personajes van ligados a ese barro igual que van pegados a esa vida. Partimos viendo como Henry (Jason Clarke) es un hombre que quiere hacer algo por sí mismo y parte con su esposa Laura (Carey Mulligan) a aprovechar la oportunidad de tener tierras en Mississippi. Cuando llega resulta estafado y se queda en un casa la cual tiene un terreno difícil de trabajar. Cerca vive Hap (Rob Morgan), un granjero negro que vive con sus hijos y su esposa Florence (Mary J. Blige). Consciente del orden racial de las cosas y con la apresión añadida de su padre (Jonatahn Banks), Henry forma una especie de relación con Hap y ambas familias se ayudan cuando sea posible. Cuando finaliza la Segunda Guerra Mundial, llega a casa de Hap su hijo Ronsel (Jason Mitchell) y a casa de Henry su hermano Jamie (Garrett Hedlund). Entre ambos se forma una relación de mutua ayuda contra el estrés postraumático de la guerra y un mundo que ya no ven con los mismos ojos que sus familias.

La fuerza de 'Mudbound' radica en la representación de Rees de las tensiones raciales no solo en el sur, sino expandiéndolas por todo el país. Es algo que lo corroe todo: familia, patriotismos, fe ... todo queda aplastado por el peso del odio y es algo que, aún ambientándose la película en los años 40, sigue resonando de una manera u otra. Rees combina una narración lírica con una cinematografía impresionante y construye la tensión usando los elementos naturales y el sonido. La lluvia y el barro se utiliza para alejar a las familas y acercarlas. Los sueños de ambas familias están estancadas en el barro, tanto de manera literal como figurativa. Todo ese barro hace de su vida un imposible, especialmente para Laura, alejada de sus raíces en una situación desconocida. Su tormento no hace de menos reflejar la difícil situación de los negros, robados y forzados a una servidumbre casi feudal. Ambas familias pasan prácticamente las mismas dificultades pero la sociedad y su raza los coloca a unos por encima de otros, lo que vemos en Henry cada vez que solicita ayuda a Hap y su familia. Es una elección que Hap y su familia se ven obligados a aceptar.

Rees además nos ofrece en 'Mudbound' una narrativa que que va cambiando las perspectivas de cada personaje. No se limita a un único narrador y el enfoque que propone Rees deja espacio para que casi todo el reparto principal tenga momentos con una voz en off, como si fuera un soliloquio interior donde exponen sus puntos de vista psicológicos sobre su situación. Si bien esta elección narrativa ayuda a sentar las bases de sus diferentes perspectivas, 'Mudbound' a veces parece desorganizada en los capítulos personales de esos personajes. A pesar de ellos, la película no se resiente en su ritmo ni abrumada por esas voces en off. De hecho nos proporcionan una mayor comprensión de los personajes. El tono narrativo expresa soledad y melancolía. Los personajes están rotos y las fracturas son visibles pero todos prefieren permanecer enclaustrados en el silencio, con excepción de Jamie y de Pappy, que odia a todos y expresa todo de manera directa.

Donde más exito tiene 'Mudbound' es en esos momentos de unidad racial, principalmente entre Jamie (Garrett Hedlund) y Ronsel (Jason Mitchell) . Este último se da cuenta de que los horrores del racismo en Estados Unidos son peores que los horrores de una guerra devastadora en Europa, donde logró el respeto y la dignidad como soldado. Jamie se da cuenta de esas injusticias raciales y forma un vínculo fraternal con Ronsel mientras hablan de sus vivencias de la guerra, se liberan de sus recuerdos. Ven su propio hogar como un lugar ajeno a lo que ha pasado en el mundo. Pero sus familias y su entorno de desgarran por el racismo y en vez de ser una fuerza unificadora para sus familias, se convierte en actos horribles de fanatismo. Ronsel se gana merecidamente el último monólogo interno de 'Mudhound'. Una meditación silenciosa y conmovedora sobre la elección del amor ante el odio.

Pero Dee Rees profundiza en el corazón de 'Mudbound': las mujeres. Son ellas las que sufren los horrores y los errores de los hombres. Florence (Mary J.Blige) realiza una actuación llena de amor y convicción como una esposa compasiva y una madre apasionada de sus hijos. Laura (Carey Mulligan) es una esposa frustrada de una vida a la cual no aspiraba. Lo que comparten ambas es que son madres devotas. Y sufridoras. Una vez más, la raza tiene un gran impacto en sus experiencias y la de sus hijos e incluso Laura cree que siendo blanca posee una posición de superioridad respecto a Florence, aún cuando le ayuda en la enfermedad de sus hijas. Aún así, ambas se desmarcan del rol machista de la sumisión a su hombre y rechazan esa tendencia desobedeciendo a sus maridos. Comparten momentos de dolor como madres y apechugan con las situaciones complicadas, como Florence cuando su marido se lesiona o vislumbran algo de positividad en su situación como Laura que ve los sábados como ese día en que puede lavarse y quitarse todo ese barro.

'Mudbound'  se establece como una declaración oscura y fea sobre los terrores del racismo y  que debemos unirnos pasa sofocarlos aunque sea contra nuestra propia familia, con una parte final sombría pero esperanzadora. Es un melodrama que toma su tiempo en encontrar un ritmo apropiado y una profundidad conmovedora pero una vez que lo hace estamos también nosotros pegados a ese barro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

'El francotirador', donde realidad y leyenda confluyen

‘El francotirador’  (‘American Sniper’, Clint Eastwood, 2014) se inicia en silencio, como muchas de las obras de su director. Acto segu...