jueves, 27 de julio de 2017

El fantasma y la Sra. Muir - Una relación etérea



Durante los años 40, tuvo su apogeo en Hollywood y Europa la llamada "fantasía romántica' y que llevó a la gran pantalla a fantasmas amigables y personas muertas que volvían a la vida de manera espectral. En Estados Unidos triunfaban películas como 'Agárrame ese fantasma' (1941), 'El fantasma huye' (1946) y 'Abbott y Costello contra los fantasmas' (1948), que protagonizaban la popular pareja cómica Abbott y Costello. Fue una década dificil debido a la guerra y la muerte en el cine podía idealizarse de esa manera romántica. Grandes ejemplos, aparte de la que voy a comentar, 'El fantasma y la Sra. Muir' pueden ser 'Dos en el cielo' (1943), 'El Diablo dijo no (1943), 'Retrato de Jennie' (1948), 'El difunto protesta' (1941), etc. Y al otro lado del Atlántico 'A vida o muerte' (1946) y 'Un espíritu burlón' (1945).


En este caso, 'El fantasma y la Sra Muir' nos cuenta como una joven viuda decide después de la muerte de su marido salir de la opresiva familia de su marido fallecido y establecerse por su cuenta junto con su hija y una criada. Se traslada a una casa aislada en la playa en la cual se fascina por el retrato de un capitán, antiguo propietario de esa casa. Esa escena nos evoca inmediatamente la fascinación de Dana Andrews en 'Laura' al mirar un cuadro de, precisamente, Gene Tierney. Lucy (Gene Tierney), se ve atraída poderosamente por la figura de ese capitán y poco después con su figura fantasmal. Entre ellos surge una gran amistad, con muchos puntos en común como el tener una vida de aventuras. Lucy se siente fascinada por todo lo que cuenta ese capitán. Ella es como Emma Bovary, frustrada por una vida aburrida y monótona y que siempre ha fantaseado con una vida romántica.

Un año antes, Joseph L. Mankiewicz ya había dirigido a Gene Tierney en una película que guardaba similitudes: El Castillo de Dragonwyck. Era el debut de Mankiewicz, sustituyendo a un enfermo Ernst Lubitsch. Mankiewicz, uno de los más exitosos guionistas de Hollywood (ganó 4 Oscar, dos al Mejor Guión y otros dos al Mejor Director por 'Carta a tres esposas' y 'Eva al desnudo') confió la adaptación de la obra a  Philip Dunne (que adaptó de manera maravillosa 'Que verde era mi valle') con un resultado notable. La historia se ambienta mayormente en una casa encantada, siendo un romance gótico maravillosamente mostrado como si fuera una novela romántica. El estilo melancólico que aporta Mankiewicz y la partitura fascinante de Bernard Herrmann provocan que la película crezca y se desarrolle con mucha grandeza emocional. Además está basada en una novela de una mujer,  R. A. Dick , pseudónimo de Josephine Leslie, la cual apela a ciertos ideales femeninos del romance. Es de alguna manera una película femenina de Vincent Price escrita por Edgar Allan Poe. Como un personaje de Poe, Muir vive aislada, se complace con fantasías delirantes, tiene relaciones desastrosas y se obsesiona con amores perdidos reales e imaginados. Sin embargo, es todo desde una perspectiva femenina. El tiempo tiene un significado diferente y Muir resulta ser menos apresurada y desesperada en sus acciones. Cuando los años pasan y ese madero se desmenuza en la playa, en ella emerge un temor aplastante, una sensación de pérdida y quizás de desperdicio de su vida. Es un sentimiento natural. Y es que Lucy sueña con un héroe gótico, un áspero y pícaro caballero. La evidencia de que Daniel es real es el libro que escribe Lucy ¿Podría una mujer como ella escribir un libro así? Quizás ella inventa e idealiza a ese hombre. Puede que en sus sueños vislumbrara todo eso. Se puede cuestionar la existencia real de ese fantasma en la casa. Una conversación entre la madre y la hija al final deja lugar a dudas, las cuales debe el espectador decidir que creer. Pero el foco central de la película no son los fantasmas, ni la existencia de ellos, es el romance.




Pero tampoco 'El fantasma y la Sra. Muir' es una fantasía romántica en toda su extensión. Es su base argumental aunque en su primera aparte abundan pasajes humorísticos con diálogos y situaciones divertidas, de cierta complicidad entre ambos y que se podrían tomar en principio como una simple comedia romántica. Rex Harrison embellece todos esos clichés de marinero gruñón, un tanto misógino pero con un particular encanto. Gene Tierney está sublime en una de sus mejores interpretaciones, dando vida a ese Sra. Muir de personalidad marcada, con un rostro angelical que da rienda suelta a multitud de emociones. Y también ronda en esas actuacione la pequeña Natalie Wood como su hija.  Después interviene un personaje cínico y encantador como ese escritor de libros (perfectamente interpretado por George Sanders y que afinó Mankiewicz  escribiendo varias líneas de su diálogo) y finalmente se encamina a un final donde si aparece muy presente ese romanticismo. Bajo la dirección de Mankiewicz, el cuidado diseño de producción y la iluminación de esa gran casa contribuyen a ese romanticismo gótico. Charles Lang, que fue nominado al Oscar a la Mejor Fotografía por esta película, recrea brillantemente el telón de fondo de la película: El sol que contrasta con las tormentas de rayos, la primera aparición del Capitán entre las sombras, el reflejo de la luna a través de las ventanas, etc. Todo de una delicadeza expresiva.

Elegante, deslumbrante, emocionante y bella, 'El fantasma y la Sra. Muir' nos muestra como el amor conquista al tiempo y que el amor funciona de la misma manera que funciona la memoria: amar a alguien durante mucho tiempo y su interacción con esa persona puede tener un efecto de rejuvenecimiento en el tiempo. Con el más bello amor de la literatura romántica, 'El fantasma y la Sra. Muir' es una mezcla armoniosa de todos esos elementos llevados casi a la perfección.


Trailer de 'El fantasma y la Sra. Muir'

4 comentarios:

  1. Últimamente parezco cierto personaje de BDC, porque uso demasiado el término "Obra Maestra", pero en este caso es justificado. Gran texto Aberto, como siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. Quería decir: gran texto Javi, perdón.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, tanto de parte mía como de Alberto ;)

    ResponderEliminar
  4. Que no nos duela en prenda calificar de "obra maestra" a todo lo que lo merece (hay centenares). Me gusta muchísimo esta película. Pero es que todavía me gusta más la banda sonora.
    ¿Podemos meter "Sueño de amor eterno" en esta categoría?. Por cierto, otra obra maestra.

    ResponderEliminar

Sucedió una noche – Un viaje alocado

En los años 30 y 40, las comedias se llenaban de herederas fugitivas y periodistas traviesos que se enamoran de ellas, de relaciones más ...